El mundo no necesita a otro más como ellos…

The following two tabs change content below.
Profile photo of Raul Gonzalez

Raul Gonzalez

El día de hoy el equipo de Divergente está extasiado, en especial yo. Y es que tengo el gusto de escribir e inaugurar una nueva sección dentro del portal con la temática de Tecnología y Emprendimiento. Estuvimos dando vueltas y vueltas al asunto sobre cómo incorporar lo que ya es Divergente con una contraparte totalmente nueva. Pues bien, les avisamos que colocamos un letrero enorme y rojo con la leyenda “Precaución, entre aquí bajo su propio riesgo” para quienes quieren compartir este nuevo viaje con nosotros. Así que ya lo saben, a tener paciencia un poco.

¿Pero, por qué tecnología y emprendimiento?

Con los cambios tan abruptos que se están presenciando en estos años dentro del área de la ciencia y la tecnología, están surgiendo también nuevas maneras de solucionar problemas existentes muy conocidos y antiguos con productos que son cada vez mejores (y más pequeños). Con ello, nuevas compañías se están formando con el propósito de desarrollar una manera más rápida y eficiente de crear soluciones con ideas y planes de negocio que cada vez son más escalables. Sencillo, ¿no? Donde hay tecnología nueva, hay equipos innovadores tratando de replicarla, mejorarla y abaratarla para generar negocios trascendentales. Por esto, después del siglo XXI el emprendimiento y la tecnología comenzaron a ser cada vez más inseparables.

Personalmente estos son dos temas que llenan el 70% de las ideas que tengo en mi cabeza, por lo que, si algún día necesitas discutir y profundizar sobre el tema, dos horas en un café contigo me parecerán fantásticos (mi favorito es el capuccino con moka, por cierto).

Qué tal, mi nombre es Raúl González y soy apasionado de la tecnología con propósito y del emprendimiento con causa, enemigo declarado de aquella tecnología que se crea pero no se usa, y de aquellas empresas que no dedican todas sus fuerzas a resolver problemas reales.  Me fascina el automovilismo deportivo y escuchar rock&roll vasco a todas horas.

RaúlGonzález

Antes de arrancar con este primer post, me gustaría que me hicieras la promesa de leer todo con absoluto criterio y juicio. Leelo dos, tres, o las veces que sean necesarias. En el escrito de abajo, me gustaría que te percataras sobre aspectos esenciales del emprendimiento que mucha gente desconoce. Te darás cuenta que todo lo que creíste, posiblemente se tuersa y quede patas arriba. Al final de todo esto, si no logro convencerte de ciertas cosas, sí me gustaría que adquirieras el hábito de juzgar todo lo que lees, hacerlo es un buen comienzo si quieres formarte bases sólidas y concretas que te permitan alcanzar muchos logros de manera efectiva.

Listos o no, aquí vamos…

 

El mundo no necesita a otro más como ellos…

Aunque no lo creas, el mundo no está pidiendo a gritos a otro empleado que trabaje en una transnacional y que reciba $12,000 al mes.

Aunque lo dudes, el planeta no suplica por personas que pongan su alarma a las 5am para luchar por levantarse, bañarse de mala gana, desayunar a medias, luchar contra el tráfico, y llegar a un empleo que sólo te exige un mínimo de ti todos los días.
Créeme, para el mundo no es vital una persona que se atenga a los estándares que las grandes compañías ya tienen prefabricados para sus empleados. Mucho menos la tierra extrañará a todos los egresados que, con nervios e ilusión van en busca de un puesto de trabajo(entre miles de aspirantes que han estudiado, hecho y pasado por lo mismo que tú) a una empresa gigante, creyendo que aprenderan cosas fantásticas que pueden redefinir su futuro profesional.
Lo que realmente el mundo busca, son aquellas personas que cuenten con la inteligencia suficiente para percatarse de la actualidad de la sociedad, y (si es que el sistema educativo no ha acabado con ello) también con la pasión, coraje y enojo suficiente para cambiar la situación en la que vivimos todos los días.
Y es que, lo que más se necesita es gente que se atreva a cuestionar lo que ya existe o ya se ha creado, a titubear sobre lo que a diario se lee en los libros y preguntarse si aún sigue siendo válido, y sobretodo, a darse cuenta que las cosas no se deberían hacer por inercia, cobardía o estándar social. Asentir con la cabeza mientras tu profesor explica cosas aburridas, no es la forma correcta de aprender o lograr algo.
Uno definitivamente no va a estudiar (o no debería) para buscar estabilidad económica, social o intelectual, pues considero que encerrarse en un infierno propio como ese para hallarse una vida estable es una de las causas más cobardes y mediocres que inclinan a los adolescentes a desperdiciar todos sus recursos, como invertir tiempo y dinero en una educación arcáica, obsoleta y que no tiene un beneficio magno a largo plazo. Eso ya debería haber quedado en el pasado desde hace tiempo.
Si encuentras personas que sepan distinguir lo que hace falta, lo que le duele a la mayoría de la gente, lo que nos provoca ira, tristeza o insuficiencia, y que se atrevan a ir por ello, aunque el proceso duela, queme y defraude en el camino, hácelo saber, pues pertenecen al 1% de aquellos que redefinen el curso de la humanidad. ¿O acaso es eso peor que sentirse humillado y desplazado durante años por una compañía que sólo desea que hagas las cosas igual que siempre, de una manera cuasi-robótica mientras ellos se forran los bolsillos de dinero? ¿Realmente crees que lo mejor para ti es socorrerte a los brazos llenos de estabilidad de una compañía a la que sólo le aprenderás algo que ellos formaron hace 20 años?
¿Acaso nunca has pensado, qué sería del mundo si en lugar de enviar a nuestras mentes más brillantes a trabajar para esas empresas, se dedicaran a encontrar y resolver problemáticas importantes a nivel global? ¿Y si hoy, ellos se esforzaran en formar a las compañías transnacionales que surgirán en los próximos veinte años? Seguramente, esas millones de mentes en un par de años se convertirían en millones de empresas tratando de aportar un grano de arena al bienestar general en lugar de ser becarios que se dedican a seguir aburridas y prefabricadas reglas ya creadas por estos mounstros corporativos que no hacen otra cosa que resolver problemas arcáicos con soluciones de hace décadas. Honestamente dime, ¿qué nos conviene más a largo plazo? ¿10 millones de personas trabajando eficientemente para resolver un problema en concreto? ¿O 10 millones de equipos y mentes aprendiendo sobre la marcha para poder resolver 10 millones de problemas?
Ten seguro que, si hoy no decides actuar, millones de personas diariamente estarán dispuestas a encontrar soluciones rápidas y eficientes que cambien el rumbo de la humanidad, y es ahí donde te quedarás atrás. Créeme, es un hecho que esto ya está pasando y que crece de manera acelerada.

Tanto Guadalajara, Jalisco, México y el mundo, necesitan de personas que, contrario a lo que a la mayoría le pueda gustar, sean disconformistas, “haters”, negativos, de esos que le encuentran un “pero” a todo, porque son al fin y al cabo las personas que piensan así, diferente, las que se levantan de lunes a domingo a las 7am con una lista de cosas que hacer, y cuyo propósito es ver a la sociedad tal y como ellos la soñaron, porque al final, solo son personas tomando acción de lo que sí se puede hacer hoy.
Recuerda que mientras tú estas descansando en tus vacaciones, hay alguien que sigue trabajando, aunque sea 24 de diciembre, arduamente para alcanzar aquello que tanto sueñas, y que no se hará realidad si no te pones a trabajar.
Si hoy no tienes el valor para levantarte, no deberías de tener el descaro de mañana quejarte. Así que sal, y trabaja en algo, cualquier cosa, aunque no esté en los libros, o sea algo que tu profesor crea que debes de trabajar. Recuerda que los cambios se dan, cuando los paradigmas se rompen. Deja de creer que el gobierno o las grandes corporaciones están aquí para salvarnos. Abre los ojos y date cuenta que queda un 99% de problemas qué resolver. Levántate y trabaja. Just do it.

Si deseas tener un contacto más cercano conmigo, sígueme en mi Twitter (recientemente me acordé que tengo una cuenta) y gustosamente podremos conversar sobre casi cualquier temática referente. Me gusta mucho debatir, sobretodo con aquellos que comparten visiones diferentes a las mías.

Twitter:  @rauladrianga

Deja tu comentario

comentarios

2 thoughts on “El mundo no necesita a otro más como ellos…

  • diciembre 21, 2014 at 10:40 pm
    Permalink

    Hola!
    comparto algunas cosas… bueno.. yo si he estudiado y pues desgraciadamente entrado a empresas como empleada… es la cultura que tenemos :( … pero creo que si deberíamos tener una formación más cercana a la de innovar a la de investigar… así creceríamos como sociedad.. y esta en nosotros exigir, pero desgraciadamente muchas cosas no hacen caso..necesitaríamos una revolución.. muchos de nuestros talentos se van por falta de apoyo y eso nos pega horrible..
    Necesitamos cambiar de mente, de metas y estilos de vida, pero es algo muy muy difícil puesto que viene de siglos atrás…
    Pero igual hay que arriesgarse, saludos.

    View Comment Reply
  • Profile photo of Raul Gonzalez
    diciembre 22, 2014 at 1:05 am
    Permalink

    En lo personal, no me gusta atribuir culpas o responsabilidades a cosas muy subjetivas como la “mentalidad” o la “cultura”, porque como bien dices, son paradigmas que vienen desde hace tiempo y que en definitva cuesta romper. Lo verdaderamente interesante es llegar preguntarnos ¿cómo lo vamos a resolver con acciones concretas? Igual y no es necesario hacer cambiar a todos de mentalidad, pero sí sembrar una semilla de curiosidad para que la gente haga el resto, algo que es el principal objetivo de la educación pero que sin embargo se está dejando atrás.

    Una idea puede ser que las grandes universidades dejen de desarrollar departamentos de relaciones públicas que sólo se concentran en hacer alianzas con macroempresas sólo porque posiblemente sea mucho más fácil, rápido y puedan matar muchos pájaros de un tiro. Imagínate, haces alianza con una transnacional y ya puedes enviar a diezmil becarios de un jalón.
    ¿Por qué no enfocarnos en hacer alianzas con pequeñas empresas? O mejor aún, con Start Ups que siguen buscando y aprendiendo sobre el proceso formas más eficientes de hacer las cosas.

    Otro punto, es que la formación para innovar posiblemente sí la tenemos o la podamos adquirir rápidamente, sólo que no sabemos dónde aprenderla. Alguien simplemente no se enseña a innovar yendo a una clase de 3 horas a la semana sobre “como hacer cosas que no existen”, sino saliendo a la calle y dándose cuenta que hay problemas por muy pequeños que sean (y a veces hasta fáciles de resolver) pero que nadie pone atención. ¿Cómo es que puede haber tanta competencia empresarial en algún rubro cuando hay millones de problemas indetectados con los que abrir mercados al crear soluciones?

    Gracias por tomarte el tiempo de responder.

    Un saludo.

    View Comment ReplyReport user

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas