Ensalada de arenques |Rosa Helia Villa

The following two tabs change content below.
Profile photo of GalyPoucel
Interiorista con vocación geek. De naturaleza Idealista, soñadora y pacifista, amante de los libros, los gadgets y las artes. Siempre con hambre de conocimiento. Todóloga y multitasking. @GalyPoucel
Profile photo of GalyPoucel

Latest posts by GalyPoucel (see all)

 
ENSALADA DE ARENQUES
Rosa Helia Villa
Una historia de amor a caballo entre dos culturas: la mexicana y la alemana, en un periodo histórico convulso: la Segunda Guerra Mundial
Por la autora de Itinerario de una pasión.A la par que conocemos las vidas de los protagonistas, descubriremos cómo se entretejen con sucesos como el fin de la Revolución Mexicana, el avance del nazismo en Europa o los logros de los movimientos artísticos del siglo XX.Viajaremos a mágicas veladas al compás de los valses en Viena; las extraordinarias funciones de ópera en Milán o Nueva York; los museos de Ámsterdam o San Petesburgo y las exóticas y bulliciosas calles de Tailandia, Singapur y Tokio.

Al término de la Primera Guerra Mundial, Hebert Schulz decide abandonar el puerto de Hamburgo devastado por la guerra, y viajar a México, sin saber qué le depara su destino y a pesar de tener que despedirse de Helga, su prometida. Al llegar se siente profundamente atraído por la magia del país y descubre colores, sabores, aromas, flores, frutos y mujeres con los que nunca soñó. Mientras busca sus nuevas raíces, se debate entre el amor que dejó y el que podrá encontrar en estas nuevas tierras.
Años más tarde, su hijo Peter ve trastocado su mundo al conocer a la joven Flora. Él es apuesto, seguro de sí y tiene una extraordinaria perseverancia para abrirse camino; ella es sentimental, amorosa y está decidida a materializar sus sueños. No obstante, su amor no será fácil. Deberán sortear obstáculos, enfrentarse a quien desea apartarlos y sobrevivir a toda clase de adversidades.

PARA ANTOJAR LA LECTURA

Hamburgo 1929Nunca imaginó Herbert lo que le esperaba. Llegaría sin avisar a nadie la fecha precisa. En realidad, estaba entusiasmado con la idea de ver a Helga de nuevo, ahora viuda. Aquellas cenizas que creyó apagadas se encendieron otra vez y planeaba buscar a su viejo amor. Conforme se acercaban a las aguas del caudaloso Elba envuelto en niebla perpetua, la inquietud se apoderó de él. Le pegó fuerte la añoranza, tanto así, que apenas desembarcó, tomó una habitación en un pequeño hotel de paso en el barrio de Reepebahn, se dio un baño (en México adquirió la rara costumbre del baño cotidiano, ‘afán de exotismo’ le llamarían al enterarse de tan dañino hábito sus paisanos y sus familiares, quienes acostumbran el baño cada ocho y aun cada quince días), se vistió elegantemente, como era su costumbre, y salió en busca de un taxi para ir en pos de Helga.
            […]
            Y no menor fue su sorpresa al percatarse, con un vuelco de corazón, lo anunciado ya en las cartas de su familia: por todas partes gran cantidad de jóvenes con uniforme color caqui y una svástica sobre la manga derecha. Su aspecto marcial los hacía verse mediatizados, estaban convencidos de ser los orgullosos difusores de la doctrina nacional-socialista, salvadora de la economía, las artes, la ciencia y el pueblo alemán cuya conveniencia para este país no acababa de entender Herbert. ‘Si Alemania va saliendo a flote y todo mundo puede verlo, ¿a qué viene esta demencial campaña de propaganda?’, se preguntaba.”“En abril de 1933, el gobierno promulgó una nueva disposición según la cual se destituía a veintisiete directores de museos estatales, acusados de simpatizar con los decadentes movimientos artísticos de vanguardia, reemplazados de inmediato por funcionarios afines al nuevo régimen. Cesaban de sus cargos a docentes artistas de la talla de Max Beckmann, el cual ocupaba la cátedra del Städelsches Kunstinstitute en Francfort; de Willi Baumeister, que ejercía como profesor en la Escuela de Arte ubicada también en Francfort; de Otto Dix, profesor de la Academia de Artes de Dresden y miembro de la Academia Prusiana, y Paul Klee, profesor en la Academia de Artes de Dusseldorf.”

“—Yo me he enterado en el Herald Tribune —intervino Herr Metz, el fundador de la cervecería de La Laguna— que sigue ahora un grave conflicto, una polémica entre los gobiernos entrante y saliente: la negociación del apoyo estadounidense a Ávila Camacho a cambio de la cooperación de México en la defensa del hemisferio, pero deberá ser con apego riguroso a los planes y estrategias de Estados Unidos.
            —¡Pero, por supuesto!— terció Herr Dingler—. ¿Cuándo se ha visto que los Estados Unidos den algo a cambio de nada, nomás por generosos?”

PREPARACIÓN DE LA ENSALADA DE ARENQUESSe abren y limpian los arenques. Se cortan en trocitos. La ternera se fríe y se corta en trozos pequeños, igual que las papas y los betabeles cocidos. Se pican los pepinillos y las manzanas y se revuelve todo. Se agregan mayonesa, crema, vinagre, sal y pimienta. Se refriega durante unas cuatro horas y antes de servir se agregan, picados, los huevos cocidos.

Rosa Helia Villa es escritora, historiadora, catedrática, cónsul honoraria de Francia y una de las más destacadas defensoras del patrimonio cultural de San Luis Potosí, ciudad donde actualmente reside. Se ha dedicado a difundir el legado de su abuelo, el general revolucionario Francisco Villa y es además autora de la exitosa novela Itinerario de una pasión, que recientemente tuvo una adaptación cinematográfica, así como del libro Villa de mi corazón, en coautoría con Guadalupe Villa, que recopila la memoria iconográfica villista. Fue distinguida con la Legión de Honor en grado de Oficial de la Orden Nacional del Mérito, designada por el presidente francés Francoise Hollande.

Deja tu comentario

comentarios

Profile photo of GalyPoucel

GalyPoucel

Interiorista con vocación geek. De naturaleza Idealista, soñadora y pacifista, amante de los libros, los gadgets y las artes. Siempre con hambre de conocimiento. Todóloga y multitasking. @GalyPoucel

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas
Abrir la barra de herramientas
Abrir la barra de herramientas