Hitman: Agente 47, cero y van dos

The following two tabs change content below.
 

Las adaptaciones de videojuegos a la pantalla grande no siempre han sido del agrado de los fans y el público en general por la falta de elementos genuinos de las franquicias. Hemos visto casos como Resident Evil, Silent Hill, Prince of Persia que han quedado a deber. En plena agonía del verano, llega a salas de cine Hitman: Agent 47, cinta que funciona como reboot de Hitman, adaptación dirigida por Xavier Gens en el 2007.

Después de cancelar el programa de creación de asesino seriales, el agente 47 intenta localiza a toda costa a Katia, hija de uno de los cientificos base del programa y quien es la clave para encontrar a Litvenko, creador del experimento. Durante su búsqueda, 47 se dará cuenta que otra organización llamada Syndicate, también busca apoderarse de Katia y  reactivar la creación de agentes.

Visualmente la cinta es impecable, aunque por momentos la historia no tiene una razón de ser, es la parte visual y las actuaciones de Rupert Friend y Zachary Quinto las que sacan adelante el filme dirigido por Aleksander Bach. Persecuciones a muerte, coreografías espectaculares y baños de sangre similares a los vistos en John Wick (Stalheski, 2014) que presentan guiños a la cinematografía de Quentin Tarantino, hacen de Hitman: Agent 47 un festín de entretenimiento puro.

Aunque Hitman: Agent 47 supera a su antecesora y deja la puerta abierta para una posible secuela, lo cierto es, que la relación cine-videojuegos continúa sin ofrecer adaptaciones dignas de recordar.

Deja tu comentario

comentarios

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas